viernes, 11 de septiembre de 2009

Fiebre del viernes por la noche

Ya es viernes, señores. Estareis todos muy contentos. Yo no. Ya sabeis que trabajo los fines de semana. Y lo más desagradable no es trabajar cuando todos tus amigos y conocidos se relajan, organizan comilonas y cenas, se van de copas y consiguen las mejores anécdotas de su vida. No. Lo peor es el trabajo en sí.

En mi trabajo atiendo telefónicamente a clientes de una empresa proveedora de internet. Normalmente llaman cuando tienen un problema, pero no siempre. Cada tanto llama alguno que dice -Eh, solo para deciros que va todo bien con el internet, no tengo ningún problema. Y uno se queda con sus auriculares espumosos y cara de eh... mmm... y ganas de decirle ¿sabe usted que esta llamada tiene coste por minuto? pero diciendo en realidad -De acuerdo ¿le puedo ayudar en algo? ¿No? Pues gracias por llamarnos y que tenga un buen día.

Pero la mayoría sí que tiene problemas. Y aquí está lo difícil. Con una formación de diez días donde básicamente me enseñaron cómo es un router (por fuera), herramientas informáticas pobres y presión por cortar la llamada cuanto antes, pues mucho no se puede hacer.

Y es una pena porque hay gente que realmente te apetece ayudar. No es el caso de aquellos a los que dices -Escriba en la pantalla lo siguiente: P de Pamplona. -¿T de Tarragona? -No, P de Pamplona. -Ah, ok, T, ya está.

Tampoco es el caso de los que te insultan, intentan amedrentarte o no hacen nada de lo que les pides. -De acuerdo señor, parece un problema en la configuración de su router. Para solucionarlo necesito que encienda su ordenador y teclee lo siguiente. -No, señorita, no pienso teclear nada. Tengo un problema y quiero que me lo arreglen, así que ya me dirá usted cómo. -Sí, señor, eso intento, por favor teclee en su pantalla... -Ya le dije que no pienso hacer nada, páseme con un superior. -No puedo pasarle con nadie y además no serviría de nada, él no va a decirle algo distinto que yo. -Pues yo no voy a hacer nada, ya me dirá usted. Y así minuto tras minuto, hasta que los convences (manda huevos, tener que convencerlo yo para que haga algo para arreglar su problema), se harta y cuelga o... no, son las únicas opciones.

Otros a quienes si pudiera cortaría los cables de todo lo que llegue a su casa son los listillos. -De acuerdo señor, vamos a hacer lo siguiente. -No me digas que resetee el router porque ya lo hice. Y ya verifiqué la configuración. Y también hice ping al router, y un ipconfig y netstat y está todo bien. Ah, y no me vayas a decir que es de mi ordenador porque es imposible. Normalmente son los que luego le llaman aparatito al router, o jifi si no tiene cables y no te saben decir si usan Windows o Mac.

Luego están los clientes encantadores que son amables y pacientes y te ayudan a hacer tu trabajo. Pero claro, de esos no me acuerdo los viernes por la noche cuando me voy a acostar temprano para poder ir mañana a trabajar.

Me cago en la crisis.

9 comentarios:

Daniel Quintanar dijo...

Bueno... ¿Pero a cuántos les amanece viernes tras la noche del lunes? ;-)

merce dijo...

Paciencia Leola, vendrán tiempos mejores, seguro.

Creo que tambien existen noches de viernes, vacias de copas y sentimientos...

Un abrazo.

pasaxeira dijo...

cago en la crisis... oye, y si yo el viernes por la noche tengo un problema...puedo llamarte?
bueno, es la una y media, a que hora empiezas?

Cesc dijo...

Si te sirve de algo ya tambien trabajo los fines de semanas y algunos festivos (no todos los fines de semana y no todos los festivos) con 14 adolescentes que lo saben todo de todo, son los más guays de todo, te llaman viejo, etc...

Gata dijo...

jajaj q post más bueno, me has hecho reir. Por cierto yo soy de las que llamo aparatito al roiter, pero digo Wifi ;P
un besazo guapa q ya no se te veía el pelo

Meiguiña dijo...

En mi rincón he dejado algo para ti, pasa a recogerlo.

Biquiños meigos.

Blog A dijo...

A mi me preguntan,¿tienes wifi con la empresa? y digo, no, es mio, y siempre me responden es tu Wifi y digo,pero si estoy conectada directamente al chisme,entonces apagué y encienda, escriba p pamplona n de noruega jajajaj
lo que me he reído, pero creo que a ti no te hace ninguna gracia.

Jorge dijo...

Muchacha, es lo que tiene trabajar de oreja al público... que uno encuentra de todo y las mejores anécdotas siempre son las peores.

Y cágate, cágate en la crisis... aunque sigo pensando que la crisis no es más que un invento de los poderosos para desviar nuestra atención de lo verdaderamente importante: los coleópteros. En ellos está la clave de todo.

Eric dijo...

Hola :) Lo primero gracias por pasarte y seguirme. Lo segundo que me estña gustando mucho tu blog. Y lo tercero y ultimo que tengas paciencia, pq piensa que aun en lo malo tienes trabajo, que es mas de lo que pueden decir mas de 3 millones de ciudadadanos. Y por cierto, no te has olvidado de nombrar a los de las llamadas telefonicas? Besicoos!