viernes, 13 de noviembre de 2009

Las oportunidades

paciencia.

(Del lat. patientĭa).

f. Facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho.


La RAE da más definiciones, pero esta es la que más me interesa. La releo y acabo por no tener nada claro que tener paciencia sea algo bueno, lo que siempre se me dijo.

También se me dijo, con suma asiduidad, que yo carecía de paciencia. Ya saben, esas cosas crueles que dicen los adultos ¿o eran los niños?

Porque hay que saber esperar, una señorita no va por ahí diciendo a gritos lo que quiere, se queda sentadita toda la puta tarde en casa esperando. Esperando. Cuando algo se desea mucho. Esperando.

Lo que no me dijo nadie es que ni eso ni nada garantiza que ese algo que se desea mucho se haga realidad. Y que quizá hubiera sido mejor dar un toquecito en la espalda y decir un holabuenaspasabayoporaquí.

Lo que no me dijo nadie es que mucho más importante que la paciencia es saber diferenciar cuándo conviene esperar a que algo llegue y cuándo conviene salir a buscarlo.

Yo a veces me siento a esperar. Así que supongo que sí sé esperar.

Y, aunque he aprendido algunas lecciones y esta también, no puedo decir que no sea una mierda. Será que no tengo paciencia.

P.D.M. Las oportunidades, Andrés Calamaro.

2 comentarios:

A. Doinel dijo...

nadie sabe a ciencia cierta que viento sopla mas fuerte en el corazon de una mujer, que espera traerá a los pies de su cama el sonido del amanecer o que grietas formará el otoño al interceder con los domingos donde se posa la vida con su pasion volcada.

Si aun sabiendo a quien estamos buscando no conseguimos encontrarlo, como vamos a encontrar a alguien que ni siquiera sabemos quien es.

Runas dijo...

Yo soy de las que piensa que si se desea algo con muchas ganas hay que dejarse de sentarse a esperar y salir a buscarlo, tener paciencia esta bien, pero segun para que. Un beso