miércoles, 12 de enero de 2011

Fumar es de meretrices

No he empezado el año con lo que diría una salud envidiable, no. Casi no salgo de casa desde el año pasado, y cuando lo hago, me traigo una serie de nuevos síntomas. Me aburre todo ya y pienso con una claridad bajo mínimos. He ido a trabajar, de todos modos.

Tendré que decir que La salud es lo primero, como recuerdo desde mi infancia que repite invariablemente mi madre cuando habla por teléfono con sus amigas. Claro que es la misma persona a la que le he oído decir cosas como Fumar es de putas o A las dos en casa. Será por eso que me impacta estar de acuerdo con ella en lo de la salud.

Padezco ageusia y anosmia temporales. Vamos, que he perdido el olfato y la capacidad de percibir sabores. Algo esperable en mi estado. Y completamente fascinante. Ahora como de recuerdos. Como, de comer. Las texturas se han convertido en algo fundamental. Como, de comer, de texturas, de recuerdos y de intuiciones.

Por todo ello, sigo comiendo brownies y mandarinas y no me he pasado al brócoli o la col. Me niego a comer de mentiras.

Hoy es el primer día desde hace dieciocho en que no me duele nada. Yu-ju. Desde entonces y entremedias han pasado ingentes cantidades de mocos, antibióticos -sin consecuencias fúngicas hasta el momento-, antipiréticos, anticongestivos, antiinflamatorios, muchos metros cuadrados de pañuelos desechables y kilómetros de papel higiénico, cadenas de estornudos, largas noche de fiesta en noche vieja y reyes y una noche de amor. Y mucha web 2.0. No todo iba a ser malo.

La web interactiva me ha supuesto un contacto con el mundo, cosa muy de agradecer en este curioso aislamiento. No sé si alguna vez lo hice, pero quiero dar las gracias por los comentarios que la gente hace en este blog. Yo leo muchos blogs y comento en muy pocos, pero debo decir que los comentarios que me llegan me alegran profundamente.

Tengo la sospecha de que mis males me ponen cursi, así que allá va: gracias a los que leéis este blog. Gracias a los que habéis comentado alguna vez. Gracias a Blog A, enrojecerse y merce por comentar la entrada pasada, que es la que me queda más a mano para mirar. Gracias a los, supongo, dos, Anónimos que también comentasteis. Gracias al que llegó primero por sus consejos médicos y sus saludos. Gracias al que llegó después por hacerme sentir parte de un universo azaroso y brillante. Me ha hecho ilusión hasta que a veces no me entiendas y me dejes por la mitad. Supongo que eso también es raro. Y la rareza, ya se sabe, es de agradecer.

A todos, gracias y salud. Porque, claro, la salud es lo primero.

Y fumar es de putas.

4 comentarios:

Marisa dijo...

Un final un tanto
drástico, pero te entiendo.

Me alegra saber
que ya estás bien.

Un abrazo muy grande para
este nuevo año.

Blog A dijo...

Cuidate preciosa, aquí estamos para comentarte y para que no sientes vacio el blog.
Mi abuela cuando quería decir putas también decia "as mulleres que fuman"

Jorge dijo...

Para mí respirar es lo primero, porque si no respiras por muy buena salud que tengas pues no sirve para nada. Gracias a ti por respirar y escribir y todo eso. Y la palabra meretriz me gusta. ¿Sabías que hay más sinónimos para puta que para virgen?

Anónimo dijo...

Soy el segundo anónimo ... que me maten si algún día pensé que me iba a identificar de semejante manera jajaja
Yo creo que a quien hay que dar las gracias es a tí, que compartes tu tiempo y tus pensamientos con nosotros.
Hoy he leido el post completo y lo he entendido completamente todo, incluido eso de las mujeres que fuman :) De hecho un amigo mio usa ese eufemismo.
Me alegro que estés ya recuperada pero no comas tantos brownies de esos que con ese nombre no pueden ser nada sano.