domingo, 2 de agosto de 2009

Ricos y pobres

Hace unas semanas mi sobrino M me pidió una moneda para subir al tiovivo (o tivovivo, como le llama él). Yo no tenía ninguna y así se lo dije. Él, muy reflexivo, me preguntó, mientras se montaba al inmóvil aparato -¿Por qué no tienes moneditas? -Porque soy pobre, le respondí.

Mis ingresos son indignos, pero bueno, moneditas suelo llevar, aunque no ese día. A lo mejor es una estupidez decirle esas cosas a los niños en lugar de explicarle Hoy no llevo monedas porque compré tabaco y unas bragas o Si te la doy a ti se la tengo que dar a todos tus primos y ahí sí que me voy a quedar pobre.

Hace unos días fui a su casa y me recibió con una gran sonrisa y un beso. Me alargó la mano y me dijo Ten, son para ti, para que tengas dinerito y te pongas feliz. Había sacado las monedas de su hucha y me las daba.

Yo sé que soy cursi, pero se me llenaron los ojos de lágrimas. Y sólo pude abrazarlo y decirle Gracias.

También es cierto que unos días después pasamos junto a un caballito (bueno, era un delfín porque en la playa vienen más al caso) de esos que hacen un ligero movimiento previo pago. Se montó y me dijo Ahora sí que me puedes dar una moneda, porque ya no eres pobre. Lógica aplastante.

Hoy llegó a mi casa y se acercó a mí. Abrió un pequeño monedero y vacío sus contenido (no sé de dónde saca tanto dinero este niño). Me dijo Ten, más moneditas para que nunca más seas pobre y estés muy contenta.

Ya sé que soy cursi, pero los ojos se me volvieron a llenar de lágrimas. Por un momento pensé en explicarle que el dinero no lo es todo y demás. Pero lo que único que pude hacer fue abrazarle y decirle:
Ya no soy pobre, mi niño, ya no soy pobre.

Y no mentía.

13 comentarios:

Lasosita dijo...

Qué bonito y emocionante! Nada mejor que un niño, con su inocencia, para enseñarte: a tí, y no al revés... que lo importante es todo lo demás.
Me imagino tu abrazo a tu sobrino.

Eres afortunada y millonaria, aunque no tengas " moneditas"!

Besos, Leola!
( Recibido tu email, también te extrañamos )

una más... dijo...

Muy bonito.. situaciones que reconfortan sin duda.. deberíamos aprender tanto de los niños..
un abrazo.

Marisa dijo...

Esta dulce experiencia
tuya enternece el corazón.
No cabe duda que tienes
un gran sobrino pero será
porque también tiene una
gran tía.

Moitos biquiños

pasaxeira dijo...

y mis ojos tb se llenaron de lagrimas

mar de Lempicka dijo...

Gustoume moito. A ver se non se torce coa idade e segue sendo tan xeneroso.

Paladín Sombrío dijo...

Estoy seguro de que nunca lo has sido, ni lo serás.
Saludos W.

Blog A dijo...

Si tienes un sobrino así, nunca seras pobre y no quiero parecer cursi pero me voy llorando.

Zentolo dijo...

Tengo una amiga que no tiene un chavo y, sin embargo, es inmensamente rica. Da todo lo que tiene generosamente a quien quiera aceptarlo. Es todo su amor, que no es poco. Y yo soy muy afortunado de ser uno de esos que lo recibe.
Creo que a ti, con tu sobrino, te pasa lo mismo que a mi.

Runas dijo...

Siempre me sorprenden las reacciones de los niños, podemos aprender tanto de ellos!. Un beso

merce dijo...

Este sobrinito es un gran hombre.

Me alegro de esos momentos con el.

Un beso Leola, tambien te extraño.

Meiguiña dijo...

He llegado hasta ti de la mano de unas cuantas amigas: Lasosita, Marisa y Pasaxeira y desde luego que no voy a probar, me quedo aqui.

Bendita inocencia, que pronto se pierde. Un relato eternecedor, tienes un tesoro, tu sobrino.

Bicos meigos

Gata dijo...

Pues me has llenado los ojos de lárgrimas a mi ...
así me voy ¡hala!
besos

juan dijo...

No mentias.. no ... eres rica y mucho,no hay amor y sentiminetos que se pagen con dinero,cambi todo el oro del mundo por una situacion como esa que viviste tu.
Que bonito yo tambien soy cursi