jueves, 4 de junio de 2009

Normal

Lo malo de llevar más de una semana sin entrada es que ahora siento que debo escribir algo que valga la pena -muy alejado a mis costumbres-. Pero esperar a que llegue esa lucidez podría devenir en el cierre de este blog. Total que, como tantas veces, confieso que no sé qué escribir. Si acaso os cuento que soñé que tenía un hijo -un parto sencillo y sin dolor, gracias por preguntar- y cuando iba a ver su cara, era un bolígrafo. Sí, un bolígrafo. Y respiraba. No tenía padre. Yo intentaba recordar pero nadie me venía a la mente.

Estoy acostumbrada a ir a mi aire y hacer lo que me dé la gana con mi tiempo. Ciertos eventos me lo han impedido en los últimos días, y creo que esa es la razón por la que no he escrito. La cabeza dando vueltas y las costumbres alteradas han sido suficientes. Si es que mi equilibrio es siempre frágil.

Esos eventos están cargados de historias rancias que cada tanto reclaman vigencia, irresolubles e inesquivables. Cada vez que hacen presencia me quitan el sueño, me rebosan el mal humor, me recuerdan mis peores y más antiguos miedos. No así esta vez. Son solo un pequeño inconveniente al que intento no dar demasiada importancia. Por ahora. Ya tendré tiempo de desquiciarme.

Yo quiero estar bien. Tengo todo mi empeño puesto en encargarme de mí misma y no estoy dispuesta a que cualquier evento me arranque de mi vida. Porque he tenido ya suficientes años de vida sin raíces y demasiados días en que lo único que me sentía capaz de hacer era respirar y suponer que llegaría otro día. Sé que es muy cool estar fuera de lugar, que la tristeza profunda parece generar inspiración, que una vida tortuosa da mucha sustancia al currículo. Pero yo quiero estar bien.

Veo que la gente vive con toda la naturalidad y no sé si es porque lo tienen todo muy claro o porque no se detienen a pensar en nada. A mi casi todo me cuesta al menos un poco. Y dudo constantemente de asuntos en los que quizá no debería reparar y creo que se me olvida dudar de asuntos en los que más me valdría. Y estoy llena de vicios y de ausencias. Y me replanteo todo el tiempo cuál es el equilibrio entre valorar lo que tengo sin ser conformista e ir en busca de algo sin amargarme. Y cómo lo voy a contar aquí si ni siquiera en mi cabeza tiene un sentido.

Pero todo esto es mi puto reino. Mi reino de vulnerable normalidad pleno de cuentas pendientes y glorias cotidianas.

Normal, normal. Por primera vez en mil años me siento normal.
Y me gusta.

20 comentarios:

Marisa dijo...

Creo que a veces vivimos prisioneros de esas cuentas
pendientes que nos cuesta saldar.
Hay que apostar por las glorias cotidianas y no permitir que ningún
"evento" venga a arrancarnos de nuestra vida y máximo si tanto
ha costado construirla.

Un biquiño, nos vemos mañana.

Paladín Sombrío dijo...

Pues sí que valió la pena..., un texto en el que leerte y leerse a uno mismo. Un abrazo Warlady.

Sir Bran dijo...

Fabuloso que te sientas normal.
Aunque lo normal siempre es muy relativo.
Me parecen dudas existenciales llevadas hasta tus preferencias.
Pero tu debatir siempre es bonito.
No importa que hayas tenido un hijo bolígrafo... si le buscas el significado quezá descubras que estás más preparada para dar a luz artículos de escritura que otra cosa.
No te preocupes... todo cambia.
Leerte es un rato de sorpresas.
Semana prolífica.
Un beso.

una más... dijo...

Nunca te has preguntado por qué la gente cuando le preguntan ¿Cómo estás ? por incercia responden.. bien!
no se por qué lo que hoy cuentas me ha hecho pensar en esto, quizás por que realmente hay muy poca gente que tenga el " lujo " de estar BIEN ... aunque me alegra saber que se puede estar normal.. yo no sabría decidir cuál de mis estados es el normal...
Un abrazo.. seguiré pensando en ello. ¬¬'

Runas dijo...

Sabes a mi hubo un tiempo que me pasaba igual. Me acostumbre a vivir sola y hacer con mi tiempo lo que me venia en gana. Luego vinieron responsabilidades, mi padre se vino a vivir conmigo y mi hijo tambien y de vuelta a tener que acostumbrarme a compartir mi espacio y mi tiempo. Ahora me he propuesto ser positiva y encarar las cosas desde otra perspectiva, ya estaba cansada de darle a las cosas mil vueltas y no llegar a ningun lado. Un beso

Lasosita dijo...

Siempre te digo, Leola, que admiro la forma que tienes de hablar de tí. Te descubres vulnerable y fuerte al mismo tiempo, con una fragilidad y coraza que te define ante los ojos de quien te leen...

Un saludiño y nos vemos...
( viernes )

merce dijo...

Buen sueño, mujer creadora.

Besos. Leola.
Espero veros mañana.

Joey dijo...

Leola, has dado a luz a un bolígrafo? Era azul o negro?? Freud tendría mucho que decir al respecto, yo no soy capaz de interpretarlo. Una tiene razón, la gente responde bien por que sí, yo la verdad es que siempre respondo "como siempre". La vida no es fácil, y el que diga lo contrario es que no vive de verdad, la vida son decisiones, yo me rayo, mucho, muchísimo, para decidir hasta lo más nimio, por que va en mi naturaleza,y si va en la tuya también, pues sólo te puedo mandar muchos ánimos, y decirte que ojalá aprendamos a disfrutar de las cosas pequeñas, mientras no lleguen las grandes alegrías. Un abrazo Leola!!

Blog A dijo...

Pues para no estas inspirada te salido genial..

Gata dijo...

sabes? todos nos parecemos de una manera feroz, cuando comprendí eso empecé a sentir cierta ternura por la gente con la que me encontraba en el camino, supe entonces que me había perdonado a mi misma muchas cosas, y después entendí q ese era el camino para todo lo demás...no sé si has entendido algo, pero yo a ti todo ;)

un abrazo guapa

Cesc dijo...

hace ya algun tiempo que dejé de pronunciar la palabra normal. Lo cambio por bien, natural...

De todos modos me alegro que te sientas así.

Zentolo dijo...

Menos mal que no sabías qué escribir. De sueños raros está el mundo lleno, que me han contado a mi cada uno (por no mentar los que uno mismo padece de cuando en vez). A mi me hace mucha gracia cuando alguien te dice que los sueños sólo son sueños. Efectivamente, si sueño que soy un F-14, sólo es un sueño. Pero su mi sueño es otro, como conquistar a una mujer increíble... Si pongo mucho mucho empeño, tal vez se cumpla, ¿no?
Y no te creas, hay mucha gente que vive con aparente naturalidad cuando lo real sería como para escribir un culebrón...
Joey, ¿y si fue un bolígrafo de esos de 4 colores? Puff, impensable.

pasajera dijo...

Creo que “normal”, al menos para mí ahora mismo, significa el bienestar, por lo tanto te felicito.
En serio que es muy “cool” estar fuera de lugar? Una vida tortuosa? Te aseguro que no es la visión que tengo yo, pero a parte de esto me leo bastante entre tus letras y aunque no sepas qué escribir, hazlo igual (jiji, mi ser egoísta a veces) siempre me alegra leerte.

Ahí estamos…un besazo.

juan dijo...

la vida solo se puede comprender mirando hacia atras ,pero solo se puede vivir mirando hacia adelante...
QUE HARAS EL DIA QUE ESTES INSPIRADA jejejej

Bellota dijo...

Yo una vez soñé que tenía un hijo y era un garbanzo. Y ya no me preocupé más por el tema y por si era feliz o no era feliz. Unos dias lo soy y otros no, acepto las situaciones, a mis hormonas y a mis monstruos interiores tal y como van viniendo.

Sí, supongo que esto es ser normal.

pasaxeira dijo...

hola leola, quiero compartir algo contigo, pásate por mi blog y un enorme abrazo wapísima!

(y que la vida vaya bien o al menos lo intente ;-))

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy bueno tu blog y muy interesante lo que escribes, hay que apostar a estar cada día sin permitir que nada nos quite la voluntad de pasrle bien siempre. Un abrazo a la distancia.

Elen dijo...

Me he visto en tu entrada Leola... He pensado muchas veces que los que viven a mi alrededor parecen vivir la vida sin tanto esfuerzo, pero luego pienso, y quizá también nosotras proyectemos esa imagen de aparente calma.
Me alegro que todo sea Normal. Es una buena señal ¿No?.
Un beso grande

Cuaima dijo...

Normal es perfecto... Bueno es estresante pensar cuanto le queda, malo es estresanta pensar cuanto le queda, normal es ideal, sin mayor esperanza que no sea que siga normal...
bsos
Muy bueno para no estar inspirada.

Billy MacGregor dijo...

Esto, me gusta. Pienso que en el fondo todos pensamos lo mismo, salvo casos extremos de jilipollismo crónico, o, adicción a la nostalgia sempiterna.

Muy sincero, muy fácil, y espero que revelador incluso para ti, aunque creo que también todos sabemos, y cuando digo todos digo por lo menos yo, que al pasar la página cabe la posibilidad de todo lo contrario a lo que hemos pensado. En definitiva, tu planteamiento es bueno y creo que podría llevarse a cabo de manera sencilla, a simple vista.

Beso.