jueves, 16 de abril de 2009

No ceso de hablar

No quiero volver a dejar este espacio en blanco, pero no estoy in the mood, que, diga lo que diga el diccionario, no significa lo mismo que estar de humor. Acotaciones breves: hoy es mi día libre, además de mis dos trabajos de mierda (con perdón) estoy haciendo un curso en línea en el que por efecto de virus y las festividades voy atrasada. Me levanté temprano para ir al Juzgado. Después de comer decidí hacer una siesta corta, que me lo pedía el cuerpo y repito: es mi día libre. Duró hasta casi las siete. Estaba hecha polvo y ni cuenta me di. Da igual. El resto del tiempo (en lugar de estudiar, con su consiguiente estado de culpa) lo repartí a tiempos iguales en comer chocolate y fumar. Y ahora a golpe de las once de la noche y habiendo cenado espero una pizza. Sacad vuestras propias conclusiones. Y porque lo que he escrito sigue sin ser nada y esto sigue moralmente en blanco, transcribo a Mahmud Darwish.

NO CESO DE HABLAR
No ceso de hablar de la tenue diferencia entre las mujeres y los árboles,
De la magia de la tierra, de un país cuyo sello no he visto en ningún
pasaporte.
Pregunto: señoras y señores de buena voluntad, ¿la tierra de los hombres es
para todos los hombres
como afirmáis? Entonces ¿dónde está mi choza, dónde estoy yo? La asamblea
me aplaude.
Otros tres minutos, tres minutos de libertad y reconocimiento…la asamblea
acaba de aprobar
nuestro derecho a volver, como todos los pollos, como todos los caballos, a
un sueño de piedra.
Les estrecho la mano, uno por uno, luego les hago una reverencia…y prosigo
este viaje
hacia otro país donde hablo sobre la diferencia entre espejismo y lluvia
y pregunto: señoras y señores de buena voluntad, ¿la tierra de los hombres
es para todos los hombres?

¿No puedes apagar la luna?

¿No puedes apagar la luna para dormir
un poco sobre tus rodillas, para que la palabra se despierte
y alabe a una ola del trigo que crece entre las venas del mármol?

Huyes de mí, gacela temerosa, y danzas en torno a mí,
y no puedo alcanzar al corazón que muerde tus manos y grita: quédate
para que sepa de qué viento sopla sobre mí la nube de las palomas.

¿No puedes apagar la luna para que vea
la seducción de la gacela asiria traspasando a su cazador con la luna?
Te busco, pero no encuentro el camino, ¿Dónde está Sumer en mí? ¿Dónde
Está Damasco?

Recuerdo que te olvidé. Danza, pues, en las cimas de la palabra.

12 comentarios:

Gata dijo...

Bueno ...como estamos. Ya vendrán tiempos mejores no? digo yo. Mirame a mi q horitas y despierta, y es q voy a estrangular a la niña del piso de arriba un día de estos o a sus padres mejor ;) da para un post ya me lo pensaré.
¿De que era la pizza? :P
bs

mareaxe dijo...

Ingenioso y divertido a la vez. Me ha gustado

Sir Bran dijo...

Precioso texto Leola.
Y sí, es una pena que no se pueda apagar la luna, como también lo es que no se puedan apagar los deseos o las desilusiones.
Me gusta encantrarme con tus textos y tus referencias.
No dejes de hacerlo aunuqe cenes pizza.
Un bico.

Gata dijo...

gracias nela
besos

Elen dijo...

Nunca están los días en blanco si consigues al menos crear en alguien un momento satisfactorio... y a mi me ha encantado leer este texto.
Descansar, dormir y remolonear forma parte de los grandes placeres de la vida...
Un besote y un cariño.

Angel dijo...

Los dias libres sirven para lo que tu lo has utilizado... benditos sean..

Marisa dijo...

¿ La tierra de los hombres es para todos los hombres ?.
Una entrada para reflexionar.
¡Si pudiéramos dar a un interruptor y apagar un fuego que no se puede extinguir!.

Me gustó.

Besos.

Runas dijo...

Hay dias así, en blanco igual que si se nos hubiese borrado el disco duro. En cuanto al poema, quieres creer que lo he lido un par de veces y me pierdo a la mitad, será que yo tambien tengo hoy el dia tonto, a lo mejor lo vuelvo a leer mañana y saco algo en claro. Un beso

Lasosita dijo...

A veces no es fácil expresar un estado de ánimo con el cansancio abrazándote. Otras, sin embargo, se consigue dependiendo del talento y la capacidad comunicativa de la escritora!

Creo que lo has hecho estupendamente, a pesar de no " estar de humor"

Leola, vendrá la primavera de una vez, y si lo deseas, también se apagará la luna...

Un abrazo... !!

Jorge dijo...

Siesta + chocolate + cigarrillos + pizzas --- no parece un mal plan para hacer en un día libre... la próxima vez me avisas y me apunto para compartir la culpa de todo lo que no estamos haciendo.

merce dijo...

Leola, hay pausas necesarias para lo próximo.

Si además nos llevas a danzar en la cima de las palabras...

Confieso que no conocía a Mahmud Darwish.
Gracias por llevarme a el.


Un abrazo grande.

pasajera dijo...

uyyy, si yo te contara...
no ha estado del todo mal tu día, y no es un espacio en blanco, desde luego que no... dichosa moral.

Que a mi me dice mucho, incluso moralmente! ;-)

Muchos besos!