lunes, 13 de abril de 2009

Fado y nostalgias

Martes siete de abril
Heme aquí. Las 20:52 dice mi móvil. Una hora menos en Coimbra. A pesar de la hora he cenado ya y espero un cubata de ron Havana, que para algo estoy de vacaciones. ¿Para qué? Para hacer lo que me de la gana. Sí señor.

Sí, la imagen está borrosa y no, no fue intencional



Llueve en Coimbra. Y es una de esas ciudades, como la mía, que resplandece en la lluvia.
Las gotas son finas y cálidas, me parece que besan más que mojar. Besan el río, besan los tejados, besan las colinas y me besan a mí.
Esta lluvia era un buen preámbulo para lo que iba a ser una noche de fado y nostalgia. Concierto gratuito a media noche en una capilla reconvertida en bar no muy lejos de mi hotel. O eso dice el callejero a la luz del día. Pero de noche las distancias se dilatan para una mujer sin compañía.
Entendámonos: soy una mujer valiente -a veces temeraria- que se ha criado en Latinoamérica. Coimbra no me genera ningún miedo. Ni su sobrepoblación de vagabundos y mendigos. Ni ese viejete borrachín al que invité un cigarro por la mañana. Ni ese señor con cara de pirado a quien mandé a la mierda mientras esperaba el autobús.
Pero de noche, no sé. Me acobardó imaginarme volviendo sola de madrugada.
Y no me gusta, había perdido ya la costumbre de coartar mis pareceres por sentirme insegura, pero finalmente decidí abandonar el fado por el día de hoy. Por la noche de hoy.
Aunque no la nostalgia.
Ojalá supiera de qué.

14 comentarios:

Paladín Sombrío dijo...

Me encantó el post por muchos motivos. Porque mi ciudad también mejora con la lluvia, porque en esa capilla estuve hace años en otra noche de fado, y sobretodo... porque otra vez más es como leer algo que yo podría haber escrito, sólo que tú lo haces mejor.

A veces creo que las nostalgias más insidiosas son las que no nacen del pasado, sino del alma.

Un besazo Leola.

Sir Bran dijo...

Bienvenida a la escritura, se extrañaban algunas palabras de tu cosecha.
Me alegro que hayas disfrutado de Coimbra y de unas vacaciones.
Recuerda que el miedo es algo que no se debe eliminar, tan solo es necesario que no le permitamos que nos coarte o controle.
Demuestras fortaleza.
Gracias por tu relato.
Besos

Jorge dijo...

¿Fado, ron y nostalgia? Una combinación que puede ser peligrosa.

Nostalgia siempre hay un poquito... de lo que conocemos, lo que conocimos y de lo que no conocemos.

Te acompaño con una copa de ron Habana y buena conversación.

Runas dijo...

No se porque , pero escuchar fados a mi tambien me produce nostalgia, aunque tampoco sepa muy bien de que. Epero que disfrutaras de tus vacaciones, el sitio por lo menos lo merece. Un beso

merce dijo...

Bienvenida querida Leola, me alegro por tus vacaciones, coimbra, besos de lluvia, y una pizca de nostalgia...

Un abrazo grande.

Elen dijo...

Las inseguridades llegan en los momentos más insospechados, pero no por ello debes apartarte de tu camino. Tú haz solo un descansito en el camino. ¡¡Mañana más y mejor!!
Un besote.

Gata dijo...

Parece bonito...Coimbra digo, pero la nostalgia es una putada con dientes afilados
beso

Marisa dijo...

Bienvenida ,se te echaba de menos.
Me alegra que te hayas tomado esas
vacaciones.
Coimbra es una ciudad de nostalgias y fados muy parecida a la nuestra.
El viernes ya nos contarás.

Un beso.

Leola dijo...

Querido Paladín, me ha hecho ilusión saber que compartimos el mismo bar-capilla, aunque yo me haya quedado sin fado. Gracias por lo que me dices, sabes que yo siento lo mismo con tus palabras. Un bico grande.

Sir Brian, gracias por la bienvenida, en verdad extrañaba estar por aquí. Es verdad, el miedo y cualquier otra sensación negativa o pesimista son parte de la vida, lo importante no es no sentirlas sino reconocerlas y no dejarnos dominar por ellas. Gracias a ti.
Un bico.

Tienes razón Jorge, casi todo nos puede producir nostalgias, diferentes y especiales. A mí ya me está dando nostalgia de esa conversación contigo acompañándonos de ron... Un besito.

Muchas gracias Runas, la verdad es que sí que es un lugar especial y disfrute mucho estar ahí. Hasta la nostalgia se disfruta más. Un beso.

¡Gracias merce! La verdad es que me ha gustado ir pero también volver. Y eso es bueno. Espero verte pronto. Bicos.

Es cierto Ellen, vale la pena tomarse un descanso, pero luego hay que seguir. Gracias por tus palabras, siempre tan dulces y atinadas. Un beso.

Hola Gata, muchas gracias por seguir el blog. Si que es una putada, sí. Aunque no sé, creo que hay algunas que resultan hasta redentoras... Un beso.

¡Hola Marisa! Sí, de vuelta y contenta de estar aquí. Gracias por tu bienvenida. Nos vemos muy prontito ¡qué ganas! Besos.

Angel dijo...

Es que las vacaciones son para lo que uno le da la santísima gana si si si...

Lasosita dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, Leola. En verdad que ha debido ser intenso y pleno, incluso para alguien tan valerosa como tú.

Una preciosa ciudad y una forma única de expresar tu vivencia. Entiendo cuando dices " las distancias se dilatan para una mujer sin compañía ..." y es que he vivido sola durante mucho tiempo, encontrando el mismo valor en las distancias...

Ahora, espero que la nostalgia no te acompañe en tu vuelta.

Un abrazo y espero que nos veamos pronto!

Angel dijo...

No conozco Coimbra pero detras de tus palabras destilas una necesidad por descubrirla. En un futuro.

Me gustó tu blog. Un saludo

Leola dijo...

Di que sí, Angel. Aprovecha las tuyas -de blog- si te decides a tomarlas. Y ya sabes, cuando te vuelvan las ganas, estaremos esperando.

Gracias por la solidaridad Lasosita. La verdad que ha sido intenso, lo suficiente para entender que aunque llueva y te atrape la nostalgia mañana seguirá amaneciendo.
Yo también espero que nos veamos pronto y por cierto, muy bonita tu foto nueva.
Un besito.

Leola dijo...

Gracias Angel, bienvenido. Yo también te leo, muy sabio tu perro...
Un beso.