jueves, 2 de abril de 2009

Seguir

Se me resbalan tus palabras entre las manos. Gotean también tus silencios. Me detengo y pienso qué es esto (a decir verdad pienso qué coño es esto). Claro que no tengo nada que responder. Pero sí algunos apuntes y la mayoría me asustan. Me asustan porque son mis espectros, por que son mis lastres los que se aparecen. Me pregunto entonces cómo puede ser tan confortable. Cómo puede escurrirse con tanta suavidad dejando ese sabor a verso. Ese sabor a mirada furtiva e imaginada. Ese sabor a inconsciencia colándose de puntillas.
Por si tú te lo preguntas, ya ves que no tengo respuestas. Pero tampoco hace falta tenerlas. A mi no me hacen falta. Me conformo con seguir sintiendo entre mis manos tus palabras, con seguir creyendo que quizá me hablabas a mí.
Con seguir jugando. Con seguir.

10 comentarios:

Elen dijo...

Claro, siempre seguir; la caricia de la palabra nos ayuda a vencer a los bichitos que nos corroen las entrañas.
Besotes

Sir Bran dijo...

Resbalar, algo que sucede de forma espontanea o no tanto, pero que confiere una velocidad desmedida a lo que lo sufre, y ni siquiera le garantiza un agradable frenada. Esa descripción mía no sé si es aplicable a las palabras que te resbalan de las manos.
Pero si que gotean los silencios, como grifos que de tanto usarlos, se niegan ya a contener del todo al agua que pugna desde la tubería.
Pero el sabor a mirada sin permiso se dignifica con la imaginación.
Y si desearas que fueran mis palabras las que sientes entre tus manos, te aseguro que estarían encantadas de hablar de ti.
Este escrito tuyo te ha transplantado a tierras de sueños verdaderos, y me he propuesto arreglar el sistema de regadío...
Tu misma.

Cesc dijo...

Ser, estar...CONTINUAR.

No es dificl llegar, lo dificil siempre es mantenerse.

2 besos

Leola dijo...

Ellen, encuentro en tus palabras, como de costumbre, un deje de ánimo y optimismo que me da energía. Ay, los bichitos... Un besazo.

Estimado Sir Bran, no sé si ese resbalar es espontáneo, sólo sé que su velocidad puede dar algo de vértigo. Tampoco sé si hablaban de mí o no, pero gracias por entender a qué palabras me refiero.
Así que me he transplantado... veremos cómo va germinando. Sería interesante saber en qué consiste el sistema de regadío. Tu mismo.
Un bico.

Querido Cesc, tienes mucha razón. Mantenerse es lo más difícil, sobre todo porque una vez ahí (sea donde sea) tendemos a relajarnos y olvidar que la lucha sigue.
Dos besitos hasta allá.

pasajera dijo...

seguir

Angel dijo...

Y que bonito es jugar, y divertido verdad???

MARISA dijo...

No detenerse, no quedar en la comodidad del no poder.
A seguir Leola eso es importante.

Lasosita dijo...

Simplemente con estar...

Te entiendo. Por suerte o desgracia, Leola, tampoco encuentro respuestas en algunas ocasiones.

Seguiremos...

Un grande abrazo!

Runas dijo...

A veces me preguntan ¿como estás? y suelo responder, estoy que ya es bastante. aunque hay momentos en que agota tanto conformarse, tanto preguntarse y tantos silencios. Un beso

merce dijo...

Lo que se intuye, lo que se desea, los sueños, las podsibles certezas, las dudas, el vértigo.

"Ese sabor a inconsciencia cólándose de puntillas..."

...y seguir...si, siempre.

Besos Leola.