domingo, 25 de abril de 2010

Una de apuestas

Hoy toca, o tocaba, o sigue tocando, irse a la cama pronto para trabajar mañana. Y, ya veis, aquí sigo. Para horror de mi amigo J, hace no mucho volví a verme a mí misma como en un capítulo de Sexo en Nueva York. Yo contaba algo a mis amigas y cada una de ellas me daba un punto de vista muy diferente e ilustrativo. Por supuesto que para seguir un consejo no sirve de una mierda que cada una te diga una cosa, pero yo no quiero que ellas me digan lo que hacer, sino saber qué piensan, qué ven ellas que yo me estoy perdiendo.

Era divertidísimo ver la diferencia entre los puntos de vista. Cada una de ellas, mujeres complejas, con distintas ocupaciones, objetivos, cotidianeidades y hasta nacionalidades, a la hora de hablar sobre el tema (hombres ¿qué iba a ser?) parecían tener una visión completa y clara que a mí, desde luego, suele faltarme. Suele faltarme con mi propios temas, seguro que con los suyos soy tan resolutiva como las demás.

Ahí, a la hora de hablar sobre lo que me pasaba a mí, salía el carácter, la experiencia, quizá los deseos de cada una. Y sí, de todo aprendo. A veces me riñen y otras me tienen un poco de paciencia, pero no suelen callarse. Eso me gusta. No se callan ni siquiera cuando no pregunto. Y eso me gusta.

Hoy me han reñido. Dulce, puntualmente. Me han reñido porque, creo, ellas creen que yo no me creo que puedo conseguir algo. Algo muy dulce y puntual (hombres ¿qué iba a ser?). Me riñen porque quieren que me lance, que lo intente. Debo decir que la última vez que seguí sus dulces y puntuales consejos, la cosa salió muy bien. Muy dulce, sí señor. Así que supongo que me lo pensaré. Porque, sí, sé que si no me lanzo es porque me da miedo el rechazo, porque me asusta lanzarme a las euforias cuando se está tan tranquilito sin ellas y porque no me acabo de creer que puedo conseguirlo. Pero si ellas, que me conocen tanto, dicen que sí...

Se abren las apuestas.

3 comentarios:

Gata dijo...

Pues claro, leches! coño Leola ¿q haces despierta a estas horas?
¿yo? toser como una posesa. Me duele la gargantaaaaa
Em...no te conozco, pero si te vale mi humilde consejo te diré que un hombre es como una ecuación keynesiana: "es incapaz de saber que le apetecías tanto, hasta q no te lanzas tu..."
Y si te rechaza, es q es idiota (asi q te habrás ahorrado muchos disgustos)

Un beso y gracias
¿sigues fumando? ainsss

Blog A dijo...

Recuerdo un capitulo de sexo en nueva york, cuando a berguer le dice a Mirando, si un hombre no sube contigo es que no le gustas. Las amigas lo negaban.. no sé, creo que estamos llenas de esperanza y decimos lo que deseamos que pase, pero no tenemos ni ´ídea de lo que hay que hacer solo mucha ilusión y esperanza y lo que de verdad importa es que salga como salga ellas estaran para escucharte siempre y que el miedo no te pare..

Leola dijo...

Me encanta tu consejo keynesiano, Gata, digamos que estoy en condiciones de creer que tienes razón, con lo cual... Sí que fumo, sí... soy tan débil jeje
Besos minina.

Sí, Blog A, ese capítulo es total, de hecho hicieron una peli (Lo que les gusta a los hombres o algo así) y es MUY ilustrativa. Iba a terminar el post diciendo: Y si la cosa va mal, allí estarán ellas para consolarme. Es así. Pero un ataque de optimismo lo borré jeje. Y sí, el miedo me para, por eso ellas me sacuden cada tanto.
Un gran beso.