martes, 30 de diciembre de 2008

El barrilito

Llevamos semanas (¿o ya son meses?) hablando y escuchando sobre la crisis. Ojo, que yo crecí en Latinoamérica y de crisis sé un rato. Pero esta es, por lo visto, la crisis. Antes de éste había otro tema, igual de apocalíptico, igual de incomprensible, igual de determinante: el petróleo. Yo creo que de alguna manera nos vacían la cabeza cuando deciden pasar de un tema al otro. Porque no es normal que ya nadie lo mencione, no se hablaba de otra cosa. Cada día nos informaban del precio del barril como hoy nos informan del IBEX y de la inflación.
A principios de año el precio del barril superó el límite histórico de los 100 dólares y para junio, se pagaba a 140. Hoy en día vale 40 (¿alguien quiere uno por Reyes?).
Y en verdad, en verdad sólo tengo una pregunta: ¿por qué?
Pero periféricamente tengo más: ¿por qué nadie habla de ello en los telediarios? ¿por qué todo lo que subió de precio porque subía el petroleo no ha bajado en la misma proporción? ¿quién pone el precio, en base a qué, es algo real o de nuevo mera especulación? ¿por qué todos los grandes temas que por lo visto determinan la economía del mundo parecen tan frágiles, tan inaprensibles, tan irreales?
Sé que alguien se prestaría a explicar cada factor y motivo que han llevado al barrilito de los 140 a los 40 en seis meses, como en una dieta exprés. Y también sé que aunque lo entendiera (cosa improbable) no le creería, porque todo parece funcionar dentro de un mecanismo podrido donde el último imbécil de la fila (el que paga cada mes la luz, el agua, el gas, el alquiler, la hipoteca, el colegio de los niños, la letra del coche, la barra de pan y las cigalas de año nuevo) es al que siempre le toca pagar la peor parte sin otro consuelo que cagarse en todo.
Y eso que somos el primer mundo.
Yo me voy a permitir suscribir a Fernando Fernán Gómez y sólo diré una cosa: ¡A la mierda!
Y feliz año nuevo.

3 comentarios:

merce dijo...

Me alegro de leer esta reflexión tuya, totalmente de acuerdo. Clarito, bien expresado y muy cierto. Gracias.

Lasosita dijo...

Pues en vista de todo lo que nos rodea... pues mejor olvidamos todo unos días y luego tratamos de nuevo de entenderlo...
Haremos felices a los que nos rodean, y después, también aunque siendo conscientes de los abismos cotidianos.

Y pasaba por aquí, para desearte un Maravilloso Comienzo de Año, dando gracias por haberte conocido y saber encontrarte en estos cableados cuando deseo recordar tu voz sonora en los ecos del Taller Literario...

Un besazo!!!

Marisa dijo...

¡Qué razón tienes!.
Yó lo que veo es que los ricos siguen siendo ricos y los pobres cada vez lo son más.
Muchos besos y que el año nuevo
traiga mucha paz para todos.