lunes, 5 de enero de 2009

Palabras del año que pasó

Las palabras sirven para muchas cosas. Para comunicarse y para confundir, en principio. Ahora que ha pasado la euforia del año nuevo (al menos para mí) me puse a pensar en las palabras que recuerdo que me han dicho el año pasado.
Algunas me confortaron, otras me halagaron. Algunas hicieron que algo perdurara en el tiempo y otras murieron al ser pronunciadas. Unas me hicieron sonreír y otras soñar. Agradezco las palabras dichas. Estas son algunas.
Voy ahora (y en diez minutos estaba en mi casa)
Siento que hayas tenido que pasar por eso (y me dio un abrazo que borró todas las heridas durante un minuto)
Buu (y salió de detrás de la puerta)
Y puedes creerme, esto no se lo digo a cualquiera (y me miró a los ojos)
Tu dolor me ha dolido más que el mío (y se hizo un silencio al teléfono)
¿Quieres tomar algo? (y aún no comprendo por qué dije que no)
Te llamo un día de estos (y sigo esperando)
Vamos a dar un paseo (y soportó todos mis silencios)

Para que luego digan que a las palabras se las lleva el viento.

7 comentarios:

merce dijo...

Cuanta vida hay ahí, en esas palabras, intensidad, pasión y posiblemente mucho mas, aunque a veces duela, vale la pena. Haberlo sentido.
Buena noche!!!

Lasosita dijo...

Me ha encantado el resumen. Genial la condensación de sentimientos y palabras.
Mil besos y un gran abrazo!!

Cesc dijo...

De todas las expresiones me quedo con la de compartir (aguantar) los silencios...
Creo que es lo más maravilloso que puedes compartir con alguien...

Besos

Leola dijo...

Muchas gracias por vuestras palabras, ahora son mías, son mis palabras del año que está naciendo.
Besos.

Marisa dijo...

Yo me quedo con el abrazo que
que borró todas las heridas.
Ojalá pudiera ser para siempre.
Feliz Año Nuevo.

Elen dijo...

Lo mejor de estas palabras no es haberlas dicho o escuchado. Lo mejor es que se quedan y entran a formar parte de ese tesoro que llamamos "recuerdos" que nos dan la vida.
Un saludo
(Precioso tu blog)
Elen

Leola dijo...

Querida Marisa, el abrazo fue breve pero me abrió los ojos a un mundo nuevo. Gracias por tus deseos. Feliz año a ti también.
Elen, muchas gracias por pasar por aquí. Qué bonito cómo lo expresas: los recuerdos nos dan la vida. Un saludo.