miércoles, 11 de marzo de 2009

Volver

Hay tiempos en que uno cree que la vida, eterna y oportuna, sigue una línea continua en la que se van encajando con gracia nuestros actos, nuestros días. Luego se empieza a descubrir los laberintos, las espirales, las marañas. La fastuosidad de los traiciones, la alevosía de los azares, los pasos atrás, los malos pasos, los pasos en círculo, los pasos en falso. Sabes que no hay una línea que completar ni una certeza a la que aferrarse. No sabes lo que construyes pero sabes que no hay más remedio que intentarlo. Las pistas se desdibujan, los óraculos se callan al fin. Sin más posibilidad que la duda y la pasión. Y te quedas con los ojos puestos en la vida, fugaz y restricta. No, el mundo no es tuyo. No, no puedes comértelo. No, no puedes con todo.
Pero lo que hagas será tuyo. Y también lo que has hecho ya. Y a tu sitio siempre puedes volver.

P.D.M. Sálvese quien pueda, de Vetusta Morla.

11 comentarios:

Elen dijo...

Me recuerda a aquella canción que decía: "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.."
Creo que lo que peor somos capaces de soportar son los pasos en paso. Nunca llegamos a perdonarnos del todo el habernos equivocado. Por suerte, despues de un túnel siempre hay una luz, más tarde o más temprano, pero siempre llega.

Un besito

Marisa dijo...

¡Qué razón tienes!
Cuantas veces tropezar en la misma piedra y vuelta a empezar.No sirven
los consejos ni las experiencias de los demás.Somos nosotros los que decidimos, para bien o para mal.
Un besote.

Leola dijo...

Tienes razón Elen, a veces hasta los tropiezos más leves e inocentes nos persiguen. Supongo que hay que aprender a mantenerlos a raya. Y lo de la luz... es verdad, aunque a veces simplemente no podemos verlo, pero siempre llega.
Un beso.

Si, Marisa, somos responsables de nosotros y en eso radica nuestra fuerza, en ser nuestros éxitos y nuestros fracasos. En ser.
Un beso grande.

Jorge dijo...

Bueno, en eso reside la grandeza de la vida, ¿no? En tantas curvas, escodrijos, recovecos, grutas, prados, riachuelos y mares... Si todo fuera un camino recto, despejado y hermoso sería un poco aburrido. Rectifico, sería muy aburrido. Además, la grandeza de equivocarnos por nuestros propios actos... y rectificar, pedir perdón y seguir andando.

Y la fantástica duda eterna... Y si no puedes volver a tu sitio, bueno, siempre se encontrará otro.

Paladín Sombrío dijo...

Puede ser que mañana esconda mi voz, por hacerlo a mi manera.

Gracias Leola.

Runas dijo...

A pesar de todo eso es lo que hace que la vida sea fascinante,con todas sus luces y sombras y esos caminos a veces dificiles de andar. A veces nos cuesta trabajo seguir andando y dudamos si podremos seguir adelante, pero siempre lo hacemos y con mas fuerza si cabe. Un beso

merce dijo...

Leola, tengo algo para tí en mi blog, te espero...
Un beso.

pasajera dijo...

Gracias, realmente sentí que te estabas dirigiendo a mí. Supongo que todos tenemos lineas continuas, y espirales que se enredan en nuestras vidas. No me queda claro a donde puedo volver... tal vez es lo que me queda por aprender.
ay, esta vida!
bkos!

Lasosita dijo...

Y de eso hablamos el otro día, verdad?

Entre todos los sofás de un color... uno era la nota discordante. Uno de nosotros...

Lo que hagamos, eso Leola, es lo que nadie nos podrá quitar.

Un beso!

Leola dijo...

Jorge, claro que sería muy aburrido, tanto que no puedo ni quiero imaginarlo con claridad. Y tienes razón, siempre se puede -y casi diría se debe- encontrar nuevos sitios propios. Un saludo.

Gracias por todo lo intrínseco que encuentro en tu comentario Paladín. Un bico.

Si Runas, todo eso es lo que uno hace que se sienta viva a fin de cuentas. Un beso.

¡Gracias por mi premio Merce! Un besito.

Me gusta mucho lo que dices pasajera. Y espero que lo que te quede por aprender sea mucho más que eso, no parar nunca para sentirse siempre en el camino. Un beso.

Precioso lo de los sofás. Y también un tanto inquietante ¿no? Como bien dices Lasosita, como decíamos el otro día, hacer, hacer es lo que queda. Gracias por recordármelo. Un beso grande.

Sir Bran dijo...

Pero definitivamente es una gozada
que se hayan quedado exhaustos
todos los rencores...
y que solo tengan fuerzas
las mejores y más nobles
de todas las emociones.
No hay mucho más...
si excluimos la imaginación
y las pequeñas locuras
que se hacen por amor,
el mundo sería un lugar soso
y falto de toda chispa.
Y un besiño, por la cercanía que desprendes.