viernes, 20 de marzo de 2009

Testamento

Esta no es, por supuesto, una idea original. Hace poco leí algo parecido en algún lado, probablemente un blog, pero no consigo recordar dónde, como para hacer aquí la referencia.
De cualquier manera, aquí va.
A mi sobrino M le dejo mis fotografías y mis recuerdos. Sé que con él están a salvo. Le dejo también todas mis risas, en homenaje a la suya, que es en definitiva la mejor del mundo.
Para mi ahijado X hay una carta en un cajón de mi habitación. La escribí el día que él cumplía un año. También para él son mis intentos y mis luchas, con el deseo de que encuentre pronto y certeramente las suyas. Le lego también mi banco de madera junto al mar.
A M le regalo la primavera. Que pueda oler las flores y sentir el sol. Siento que las moscas vayan incluidas en el paquete. Le dejo las ilusiones de poder ir pronto a la playa. Le lego mi esperanza y la más grande de las gratitudes por ayudarme a levantar la cabeza. También le dejo toda mi caradura, por si algún día la necesita.
Lego mis chistes malos y mis bromas bobas a I. Y a sus hijos J y A, mis historias más increíbles y azarosas y todas las lágrimas de risa que me queden por tener.
A MM le lego mis dudas, las razonables y las más absurdas, para que vea que la existencia se puede nutrir de ellas.
A N quiero dejarle lo más dulce que haya en mi vida, porque gracias a su progenie he conocido la pureza, la ternura y la entrega incondicional. También le lego un abrazo que me dio un día, sosteniendo mi mundo. Le dejo todos mis secretos confesados sólo a ella y el permiso de divulgarlos.
Dejo el recuerdo de un beso en los labios, a pesar de todo, a F, a T, a P, a F, y a M.
A mis compañeros X, J, M, M, A, S, E y todos los demás, junto a nuestro admirado F, dejo los papeles sueltos donde he escrito y escribiré. Sentiros libres de despedazar, tachar, borrar y reescribir sobre mis letras. Será un honor.
A J le dejo lo que ya me ha quitado siendo mío. Creo que es suficiente.
Por último, a E, el deseo permanente de reencontrarme con él.

Teniendo como testigos a mis honorables paseadores, firmo la presente en Pontevedra, España, a día 20 de marzo de 2009.

10 comentarios:

merce dijo...

A E, el deseo permanente de reencontrame con el...precioso.
Tus intentos y tus luchas...dudas...secretos....

Buen testamento,Leola, lleno de tesoros.


Un besito !!!

Sir Bran dijo...

Ya me darás la dir de ese notario, que por un precio módico, deja incribirse para legar lo que se desea sobre quién se desea. Puede que la idea la hayas captado en algún lugar, pero no me cabe duda de que le has aportado una visión que solo se puede ver desde tu óptica particular.
Ah!, y sea como habitante de Galicia o de la ámplia vía láctea, no temas ser la primera en algo.
Te veo capacitada para eso, y para más.
Bicos

Runas dijo...

Pues tu legado es precioso , espero que lo sepan apreciar. Un beso

pasajera dijo...

me encanta... son sin duda los mejores legados que podemos dejar!

Cesc dijo...

A L le dejo lo siguiente. Me engancho el testamento "en vida". Esta bien reconocer y ceder parte de nosotros a las personas que mas deseamos y queremos.

A L, también les dejo un beso. Azul

Lasosita dijo...

Maravilloso este post. por la parte que vislumbro...

Un gran legado, Leola!

Un grandísimo abrazo.

P.D. Nuestro admirado F. ;)

Marisa dijo...

Siendo una humilde paseadora de tus páginas, me siento enormemente halagada de ser testigo de tu original testamento.

Agradecértelo por la parte que intuyo.

Un abrazo.

Jorge dijo...

Hay que estar preparado... aunque lo mejor es organizar el testamento en una gran cena con los amigos... se empieza incómodo y se acaba entre risas.

Me quedo con los papeles sueltos y los secretos desvelados.

P.S. ¿Qué harás con tus libros? Lo digo... por... no, que no quiero parecer un buitre.

Elen dijo...

Me gusta lo del banco junto al mar. Buen legado!!
Un beso.

Leola dijo...

¡Oh! Ha sido muy bonito volver de trabajar todo el fin de semana y encontrar todos vuestros comentarios. Muchas gracias.

Merce, gracias ¡tú si que eres un tesoro! Un beso, espero verte...

Sir Bran, gracias por el consejo y por el aliento. Un bico.

Un beso para ti Runas, gracias por pasar por aquí y por tu mensaje.

Gracias por la solidaridad pasajera, lego lo que puedo rescatar de mi propio caos.

A C, muchas gracias por mi herencia. Me intriga y me gusta el color. No sé si preguntar o que siga corriendo mi imaginación...

Lasosita, aunque sea poquito, de todo corazón. Gracias por el guiño ;). Un beso grande.

Gracias por ser mi testigo Marisa y por reconocerte. Un abrazo.

Anexo: Lego mis libros (aunque tampoco son tantos como para desear agilizar el legado...) al buit... digo, a Jorge. Todos, menos uno. Que no va a recorrer mil kilómetros ahora para ir de vuelta luego, pobrecico.

Muchas gracias Ellen. El destinatario es alguien que a veces me recuerda a mí, así que quizá le venga bien sentarse ahí. Un beso.