miércoles, 2 de julio de 2008

El estreno

Hasta hace poco tenía la sensación de haber conseguido casi todo lo que me importaba. Es increíble, pero es cierto. Me sentía exultante porque por fin había conseguido trasladarme a la ciudad de mis sueños, porque vivía con el hombre de los mismos y hasta porque había conseguido dejar de fumar. Y un montón de cosas maravillosas más, que todo es ponerse a buscar. Creí que eso era la felicidad, que eso era la vida, ser muy muy feliz todo el rato sin parar, evitar conflictos y dejarse llevar cómodamente por la vida esperable, a saber: tranquilidad, progenie, algún sacrificio, algún capricho, la jubilación.
Luego leí, cuando se rompió todo, sobre una especie de depresión del logro conseguido. Cuando se ha puesto mucho empeño y mucho tiempo en algo, a veces cuando llega se quedan vacíos esos lugares de la vida y aunque se supone que se está feliz (y uno se esfuerza en ello, créanme) se queda el alma como una tuerca oxidada incapaz de seguir girando, incapaz de seguir. Suspendida. Sobreviviendo. Y como eso no es vivir, es morir. Morir las ganas, los deseos, morir los sueños nuevos sin nacer, los riesgos de estar vivo y las ilusiones.
Ahora tengo la impresión de que cada día es un estreno. Y a veces me entristece haber dejado atrás algunas cosas y exactamente la misma razón con frecuencia me regocija. Y a menudo me parece que respiro por primera vez. Y casi todo el tiempo veo de reojo al miedo rondarme. Y supongo, sólo supongo, que así es la vida. Un continuo estreno.

P.D.Musical: cada vez que la oigo es nueva para mi, Tomorrow, de James

3 comentarios:

Lasosita dijo...

Te entiendo demasiado bien. Yo también he emprendido mudanzas sin saber hacia dónde me llevaría todos mis bártulos. Sintiéndome aniquilada por dentro.
Los sueños rotos tienen la virtud de regenerarse enteros,al igual que las personas podemos apoyarnos para no sentirnos sin suelo bajo nuestros pies.
No dejes de intentar alcanzarlos!!

Anónimo dijo...

He de confesarte que es la primera vez que leo un blog y me encanta el tuyo, ya lei varios "capitulos" o como se llamen,..... sabes? siento que tenemos sentimientos similares para estos momentos de mi vida y eso me atrajo... me gusto mucho tu forma de interpretar tu sentir cuando alcanzamos una meta... asi estoy: como tuerca que no puede girar mas... gracias por estar aqui hoy!
Atte. una "amiga" de la juventud

Leola dijo...

Gracias Anónimo. Es curioso, pero a veces las palabras de un "desconocido" te hacen sentir un poco menos solo, o al menos eso me ha pasado al leer tu comentario. Hace poco tuve que leer entradas antiguas -como esta- y me di cuenta lo triste, lo desamparada que me sentía. Es cierto, el tiempo cura, pero espero que tú no te sientas así.
Y, que lo sepas, lo de amiga de "juventud" me hizo sentir algo vieja jajaja.
Gracias por pasar por aquí y bienvenida.