domingo, 6 de julio de 2008

Sueños, viajes y amigos

Sueño mucho, también dormida, y a menudo me acuerdo de lo que sueño. Hay sueños y temas que reinciden constantemente, a veces durante una temporada, a veces durante años. Un clásico de mi adolescencia tardía fue soñar que conducía un coche hacia algún lado pero cuando me daba cuenta en realidad estaba sentada en el asiento trasero, sin pedales ni volante ni control. No me hizo falta psicoanalizarme (aunque igual lo hice) para descifar de qué iba el sueño, de qué iba mi vida.
Viajar es el argumento con el que más sueño. En muchas ocasiones me encuentro de paseo en algún lugar, casi siempre de los que conozco en la vida vigilante. Algunos sitios son tan recurrentes que me parece que podría hacer un plano de ellos con los retazos que veo cada vez. En otras ocasiones sueño con lo que considero la versión contemporánea de aquella imagen del coche. Voy a hacer un viaje, me pongo a preparar el equipaje. Pero nunca acabo, siempre cojo más y más cosas, cambio de maleta porque ya no me cabe todo lo que quiero llevar, soy consciente de que perderé el vuelo o el autobús o lo que sea si no me voy ya, pero sigo buscando y guardando compulsivamente cosas. A veces me despierto, o cambio de sueño o simplemente olvido lo que pasa, pero nunca recuerdo llegar a destino.
Hasta hoy.
Hoy soñé que un amigo me invitaba a hacer un viaje. ¿Y que hice? Cojí un bolso pequeño, metí en él mi neceser (que viene de lo necesario en francés, por si alguien quiere darle una vuelta a la interpretación) y algo de ropa. Y entonces me detuve y pensé ¿me hará falta algo más, sigo guardando cosas? No, vámonos de viaje, ya me las apañaré. Y me fui de viaje.
Me fui, llegué a un destino desconocido, ni siquiera le puse nombre; fue un sueño precioso.
Pues eso, ya me las apañaré.

1 comentario:

Lasosita dijo...

Viajar es maravilloso. Y también preparar el viaje y lo que llevarás. Eso no es complicado: marcha con lo mejor de tí misma, eliminando lo demás, quizás, hasta que vuelvas y te lo encuentres por enmedio. Si puedes volver y no encontrarlo, mucho mejor.
Un saludo!